¿Quién soy?

Soy una joven escritora hija de padre español y madre francesa, una mezcla que me ha convertido desde siempre en alguien un poco especial.
Nací el 18 de diciembre de 1983 en Alicante y, años más tarde, en la universidad de esa misma ciudad me diplomé en Óptica y Optometría y en Magisterio de Lengua Extranjera. Sin embargo, siendo un ser inquieto, cusioso y necesitado de nuevas experiencias, un día decidí colgarme la mochila al hombro y salir a conocer el mundo. Así fue cómo colaboré como voluntaria en varios proyectos en el continente negro, relacionados, principalmente, con la educación infantil, la sanidad y el empoderamiento de la mujer. Mis primeros escritos nacieron, de hecho, de esos intensos viajes por cuatro de los cinco continentes y el crecimiento personal que me aportaron las experiencias vividas. 


En 2014 publiqué mi primera novela, Las Sombras de África, con Editorial Círculo Rojo, y ese mismo año Ediciones Cardeñoso seleccionó y publicó mi relato corto, Fantasmas, dentro de una recopilación de relatos titulada De seis a ocho.

En 2015 gané el 2º premio en el VI certamen de microrrelatos ARVIKIS - DRAGONFLY. 

En 2016 obtuve el 2º premio en prosa del II Certamen de Narrativa Dolores Ibarruri "Pasionaria".

También en 2016 publiqué mi segunda novela, La Isla del Coco.

Desde entonces he participado en como jurado en varios concursos de relatos, como el de Playa Blanca (Lanzarote) y el de Villa de Almoradí (ALicante).

 

A día de hoy sigo escribiendo (¡qué otra cosa si no!) y trabajando en mis próximas novelas.

¿Por qué escribo?

¿Lo de describir? Fue como poner un cazo con agua a hervir. Si lo observas fijamente, verás cómo poco a poco se van formando burbujas, cada vez son más, hasta que llega el momento en el sin que el agua pueda hacer nada por evitarlo, se empieza a evaporar.

 

Yo tampoco pude evitarlo. Un día algo comenzó a calentarse en mi mente hasta que llegó a punto de ebullición y me vi obligada a sentarme frente a un ordenador para poner todo aquello por escrito. Mi sorpresa fue que las palabras tienen voluntad propia. Nacen en alguna parte secreta y desconocida, vuelan a través de mis dedos y acaban en la pantalla… y lo mejor de todo es que eso me proporciona un delicioso pla. 

 

                                                                                                                                                          

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Bianca Aparicio Vinsonneau